Logo Lalala News
 
Viernes 30 de Octubre de 2020 13:42
 
 
 
 
Deco Express
 

Disposición de muebles:

 
2020 - mar - 04
|
Tendencias
|
 
 
 
 
 

La nota de hoy es para los que están con ganas de renovar los muebles de su casa o cambiar la disposición de los que ya tienen, sabemos que puede resultar un poco agotador diagramar la ubicación de cada mueble, su tamaño o cómo quedaría mejor, si lo colocamos en frente de la puerta, o al lado.

 Aunque parezca mucho para pensar, no es tan complicado, pero si debemos saber cómo organizarnos, y saber algunos tips para hacer la tarea más llevadera y nuestro propósito el día de hoy es ayudarlos con la organización y sus espacios estén ordenados.

Lo primordial es entender la HABITACIÓN:

Es decir como es el espacio sus dimensiones y MEDIRLO si o si con metro, de pared a pared, y si es un espacio irregular, medir cada nicho, el tamaño de la pared, de 20cm o de 30cm, aunque no parezca importante esos 10cm pueden modificarlo todo, esto nos sirve para saber que entra y que no, mirar bien cada detalle, las ventanas, donde están, cuanto miden, tiene hojas o son corredizas, fijarse si necesitan espacio para abrirlas, lo mismo con las puertas. No nos olvidemos de los tomas corrientes. Si queremos colocar o cambiar de lugar la tele, hay que tener en cuenta donde está la conexión de tv.

Nuestro consejo es que se hagan un esquema y anoten todo, así no se les olvida nada, pueden hacerlo a mano, con lápiz y papel, o hay muchísimas apps que se pueden bajar al cel, para los más tecnológicos.

Uno de los condicionantes a la hora de acomodar el equipamiento, además de lógicamente las dimensiones del espacio, es la forma. En plantas rectangulares de menos de 4 metros de ancho  podemos distribuir los muebles de forma lineal. A su vez colocar mesas que acompañen su forma, una rectangular, y si es irregular, mejor redonda para disimularlo.

 Sin embargo, si la sala es cuadrada, podemos colocar una mesa cuadrada o redonda. Como también diseñar pequeñas islas, para generar un espacio más fluido, con alfombras o muebles separadores. También distribuir los muebles en “L”. En la cocina, dejaremos una zona central libre que te permitirá trabajar con mayor comodidad.

Tener en cuenta la CIRCULACIÓN Y ESPACIOS DE SEPARACIÓN:

Lo más importante es que el espacio funcione, que lo podamos usar, y nos podamos trasladar de un punto al otro cómodamente, que nada obstruya el camino, ni que tengamos que sortear objetos para poder llegar a otro lugar, ante lo estético y bonito, que FUNCIONE Y SEA PRACTICO. Para ello la ubicación de los muebles no tiene que dificultar el paso, y se debe considerar la apertura de la puerta; como también saber que necesitamos para la circulación de una sola persona, como mínimo dejar libre un camino de 60cm de ancho. En realidad hay muchas medidas útiles para que nuestro espacio sea cómodo, como por ejemplo:

En el Living / comedor:

El espacio que se deja entre la mesita y el sofá, que son unos 40cm aproximadamente, para poder acceder a la mesa con comodidad y sentarte sin problemas. Lo ideal es que mida 1 metro menos de largo que el sofá, así no se verá desproporcionada y no nos olvidemos de las mesitas auxiliares, entre el sofá y ellas dejar  unos 15 cm. Al Sofá lo podemos apoyar en la pared más larga y si colocamos sofás individuales o materos enfrentados, como mínimo debes dejar 150 cm entre ellos y el sofá.

Las estanterías o la biblioteca debería estar separada unos 80 cm del sofá aproximadamente, a su vez sus dimensiones pueden ser tramos de 25 cm de ancho y 30 cm de fondo. Entre la mesa del comedor y la pared, o algún otro mueble, tendríamos que dejar unos 90cm, aunque lo ideal son 120 cm para circular alrededor de la mesa con comodidad mientras se usa. Para sentarnos cómodos y no molestar a la persona que está comiendo al lado nuestro, lo correcto sería que dejemos unos 65 cm de ancho, si las sillas tienen brazos, unos 10 cm más. La distancia entre la tv y el sofá, también es muy importante para no dañar nuestra vista, por cada 10 pulgadas de pantalla de televisor debemos dejar 50 cm de separación y colocarla centrada respecto al sofá.

En el dormitorio:

Alrededor de la cama. Lo ideal sería dejar un espacio de 60 cm a cada lado de la cama, como en los pies un paso de 8cm, para poder acceder a ella sin tener complicaciones.

De la cama al armario, la distancia mínima recomendada es de 1 m para abrir las puertas sin obstáculos, pero a veces no tenemos tanto espacio, en ese caso, podríamos analizar la posibilidad de dejar unos 80 cm y cambiar las puertas del armario por unas corredizas.

Ahora perfecto, tenemos idea de las separaciones que debemos respetar y las medidas de algunos muebles, pero todavía nos falta saber cómo los vamos a colocar, y para cada espacio existen diferentes MÉTODOS.

Uno de ellos es ubicar el centro de la habitación. Una vez definido, los muebles pueden acomodarse en relación a ese punto. La instalación de una luz en el centro nos ayudará a acomodar los muebles  iluminando uniformemente el espacio. Nombramos la iluminación porque no es un tema menor, la manera en que queremos que se distribuya la luz puede decirnos como disponer los muebles. Por ejemplo: Para las mesas alargadas lo que queda divino es una lámpara grande y para las mesas redondas o cuadradas, siempre es un acierto una lámpara colgante central y ponerla a 75 cm de alto sobre de la mesa, evitarás reflejos y sombras molestas. Las fuentes de luz natural habría que dejarlas lo más liberadas posible para que iluminen sin obstáculo alguno.

También saber que elemento es central en cada espacio, en el living el rol protagónico la mayoría de las veces se lo lleva el sofá, entonces podemos organizar los muebles restantes alrededor de él. Adivinen cual es el mueble central en el dormitorio, si, la cama, así que diseñar alrededor de ella.

Uno de los métodos más antiguos, es la simetría, ideal para la gente ordenada que le encanta el equilibrio porque con la simetría generamos armonía y balance entre los objetos. Para podes utilizarla, deberíamos trazar una línea invisible, separar el ambiente en dos mitades y poder lograr la formación de una simetría. El paso siguiente será colocar objetos que estén balanceados y equilibrados de ambos lados. Pero si una vez terminado te parece muy rígido o estructurado podes mover algunos objetos, cámbialos un poco de lugar para hacerlo más dinámico,  nuestro consejo es que juegues con el espacio, hasta que te sientas conforme.

Otra forma puede ser, analizando como usamos ese espacio, pongamos de ejemplo, el dormitorio, ¿obvio que es el lugar donde dormimos, pero que más hacemos ahí? ¿Nos parece cómodo tener una mesita cerca? ¿Me gustaría tener una lámpara por encima del respaldo para leer de noche? ¿Lo uso para peinarme o maquillarme? Este método nunca falla, observar que hacemos en cada espacio y hacer una lista de lo que hacemos y con qué muebles y sobre todo en donde nos parece más cómodo y practico a nosotros, porque si bien hay un montón de medidas estándar y consejos por el estilo, solo a nosotros nos tiene que funcionar ese espacio.