Logo Lalala News
 
Miércoles 11 de Diciembre de 2019 05:18
 
 
 
 
 

Sam Shepard: un amuleto en la carretera

 
2015 - feb - 26
|
Tutti Frutti
|
 

Lectora, lector: ¿cree usted en los amuletos?

 
 
 
 

Le escribo porque podría llegar a entenderme.

Nací en 1980, el mismo año en que Sam Shepard escribió casi todas sus Crónicas de Motel.

No tenía siquiera conciencia, era una larva en el '80 cuando sentí que ese libro definió mi futuro sin haberlo leído ¡Las cosas que allí se cuentan!

Gente pasada de rosca, dementes, errantes, en las carreteras de la Norteamérica india.

Nací el 24 de mayo de ese año. En diciembre, cuando iba a cumplir siete meses, al otro lado del mundo Shepard escribió:

“No estoy suplicando

No me pongo de rodillas

No estoy en condiciones de luchar”.

Las vidas en la literatura se enlazan sin tocarse. No lo necesitan. Tienen su propio misterio, reglas precisas.

En enero del '80, Shepard recuerda su infancia. Viaja en camión. Le hubiera gustado quedarse ahí en la cabina. Treinta años después,

sentí algo parecido.

A los 27 tuve depresión e insomnio. Tenía 2 años cuando Shepard escribe una Oda al insomnio (“como una cadena”, “un lazo”, un círculo vicioso”).

¿Qué otra cosa nos queda a los que queremos seducir con palabras? ¿No te parece tan interesante lo que cuento? ¿Creés que finjo? Está bien, todos elijen su correa, algo para atarse. Todos elijen su amuleto, su medalla para orar, ¿ya tenés la tuya? No me pongo de rodillas. 

Vas a necesitar tu amuleto, porque te aseguro que no volveremos a nacer, sea el año que sea.

Esto es todo, y es suficiente.