Logo Lalala News
 
Miércoles 11 de Diciembre de 2019 05:18
 
 
 
 
 

Michaux y los balbuceantes

 
2015 - mayo - 14
|
Tutti Frutti
|
 
 
 
 
 

Un bárbaro en Asia, libro de Henri Michaux.

Lo vuelvo a abrir, releo, y recién ahora comprendo el enigma que encierra el título: es un cuaderno de observaciones, un diario de enfoque. Un bárbaro, para los griegos, era alguien que “balbuceaba”, que estaba fuera de la comprensión del mundo de ellos. No hablaba su lengua.

Entre 1930 y 1960 Michaux viajó a la India, China, Ceilán y Japón: no entiende esas lenguas, no las habla, pero penetra con la mirada. El juego se da en la economía de la comprensión y no del intercambio del lenguaje. Michaux enseña a mirar microscópicamente los detalles para entender un pueblo donde uno es extranjero.

Esta misma inquietud empujó al joven periodista Ryszard Kapu?ci?ski -lo cuenta en su libro Viajes con Heródoto- en sus primeros viajes, el deseo de conocer más allá de la frontera de Polonia. Descubrir lo que está vedado: sin comprender una lengua, uno queda balbuceando. Un mero observador de un mundo alucinante, que se vale de la mirada para sostener la arquitectura del texto.