Logo Lalala News
 
Miércoles 28 de Octubre de 2020 19:24
 
 
 
 
 

El pecado de la palabra

 
2017 - feb - 21
|
Asuntos Generales
|
 

Texto: Antonella Ramírez. Foto: Claudio Fleitas.

 
 
 
Fotografía: Claudio Fleitas
 

Estaba buscando una palabra para definir mis sentimientos y me acabo de dar cuenta de la dicotomía del lenguaje, algo que durante mucho tiempo leí pero nunca fui capaz de comprender.

El pecado mismo de las palabras consiste en la búsqueda incansable de encasillar cada uno de nuestros sentimientos. Por ejemplo, él es mi novio. Porque en nuestra cultura occidental, novio constituye un ser, del sexo masculino, que cumple con características socialmente determinadas, que realiza ciertas acciones, que cuando no las realiza, deja automáticamente de ser tu novio.

Lo mismo pasa con los sentimientos. Hoy sentí algo diferente cuando me levante a la mañana y me hice un tereré... pensé en alguien en particular y mi mente -como una ruleta de concurso de preguntas y respuestas- comenzó en base a la predeterminación de lo que sentía, a buscar entre todas las emociones conocidas, en qué casillero ubicarla. No era odio, no era pena, no era lástima, ni compasión. Lo que yo sentía no encuadraba en ningún casillero gramatical. Fue entonces que le quise poner un nombre, pero me di cuenta que haciendo eso armaba su nuevo casillero... así es que lo dejé ser, dejé que aquel sentimiento anónimo, libre de denominación y concepto vague por mi mente como un pajarito recién nacido que está aprendiendo a volar... y bueno... esto que siento tampoco tiene nombre.

Aprendamos a romper un poco las estructuras; las palabras son hermosas, pero nos encasillan y determinan, es lindo a veces desconocernos un poco, liberarnos, y seguir tomando tereré.